CAPILLA DEL COLEGIO VERBO DIVINO





HISTORIA Y VITRALES



En el año 1875 el sacerdote alemán, Arnoldo Janssen, animado por el espíritu de renovar la misión evangelizadora de la iglesia, fundó la Congregación de los Misioneros del Verbo Divino en Steyl, Holanda. Esta misión llegó a Chile en el año 1900, instalando primero —por muy breve tiempo— una pequeña comunidad en el Sur, y luego en Santiago, desde donde estos religiosos germanos asumieron la obra educacional como su principal labor, sin dejar de lado su acción misionera en diversos lugares del mundo.
Ubicada en la Av. Presidente Errázuriz, barrio El Golf, esta capilla se construyó como parte del complejo arquitectónico del colegio Verbo Divino y representó para la época un proyecto muy vanguardista. Fue concebido en 1961 por la Congregación y un equipo de arquitectos integrados por Sergio Larraín, Mario Pérez de Arce, Emilio Duhart, y Alberto Piwonka, y terminado de materializar en 1964.
A la capilla se accede a través de la puerta principal del colegio. Se sigue por una pequeña explanada, hacia una senda que alcanza el lado posterior del volumen. Este recorrido brinda la posibilidad de apreciar esta arquitectura a distintas escalas y ángulos de aproximación.
El edificio, construido en hormigón y madera, tiene una altura cercana a los dieciséis metros. El concepto racionalista y en cierto modo minimalista determinó concebir una arquitectura de esquema geométrico, que le da un aspecto monolítico y macizo a la cual se integran con el mismo rigor y consecuencia los bancos, las puertas, las escalas y el altar.

Información completa en PDF descargable